donjuancarlos.com.

donjuancarlos.com.

Debate sobre la pertinencia de refundar la monarquía en España: Polémicas

Introducción

La monarquía en España ha sido uno de los temas más polémicos de los últimos años, especialmente después de que se conocieran ciertos escándalos que involucraron a la Familia Real. A pesar de que la Constitución reconoce a la monarquía como forma de gobierno, hay quienes sostienen que ésta debería ser revisada, e incluso abolida. En este artículo, vamos a analizar las principales polémicas que han surgido en torno a la pertinencia de refundar la monarquía en España.

La Corona y la Democracia

Uno de los argumentos que se esgrimen a favor de la monarquía es su capacidad para representar la unidad y la continuidad de la nación. Los defensores de esta forma de gobierno argumentan que la monarquía es una institución que trasciende los partidos políticos y que se mantiene por encima de las luchas partidistas, permitiendo la estabilidad y la gobernabilidad del país. Sin embargo, detractores de la monarquía consideran que una forma de gobierno democrática no puede mantener una institución que no tiene una legitimidad democrática. Según estos críticos, el hecho de que el monarca no sea elegido por el pueblo implica que la monarquía en sí misma es antidemocrática.

El escándalo de Juan Carlos I

Uno de los momentos más complicados para la monarquía española en los últimos años fue cuando se conoció el escándalo de Juan Carlos I y la presunta comisión que habría recibido por parte del gobierno de Arabia Saudita en la obra del AVE a La Meca. Estas acusaciones fueron especialmente graves porque la Corona se representa como una institución libre de corrupción, y porque los hechos ocurrieron cuando Juan Carlos I aún era el rey de España. Esto generó un amplio debate sobre la pertinencia de la monarquía en el país y, específicamente, sobre el papel que debía tener el ex monarca en la sociedad española.

Papá Francisco y Felipe VI: relaciones tensas

En mayo del 2015, se produjo una tensión entre el Papa Francisco y el entonces rey de España, Felipe VI. El Santo Padre reprochó públicamente a Felipe VI el haber mantenido una audiencia de cortesía con el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez. Esta reunión se produjo después de que la Iglesia española se mostrara reticente con la beatificación de monseñor Enrique Angelelli, obispo de La Rioja, que fue asesinado durante la dictadura militar argentina. Para muchos, la actitud de Felipe VI fue vista como una falta de respeto hacia la figura del Papa y como una muestra de la falta de separación entre Iglesia y Estado en España, que ha sido defendida por muchos críticos de la monarquía.

Refundación de la monarquía: una posibilidad real

Algunos expertos consideran que la monarquía española necesita una refundación para recuperar la confianza de los ciudadanos. Esta refundación debería incluir cambios significativos en la forma en que se selecciona y se forma al monarca, y en las responsabilidades y limitaciones que se imponen al monarca. Es importante destacar que, a pesar de la polémica en torno a la monarquía en España, ésta sigue siendo una institución muy arraigada en la sociedad española. Muchos ciudadanos la ven como un elemento identitario y como una institución que representa la estabilidad y la continuidad histórica del país. Por esta razón, cualquier iniciativa para refundar la monarquía debería tener en cuenta estas sensibilidades y trabajar para establecer un consenso amplio sobre los cambios necesarios.

Posibles cambios en la forma de selección del monarca

Uno de los principales problemas de la monarquía en España es que la sucesión se produce por línea de sangre, sin tener en cuenta la preparación o las aptitudes del futuro monarca. Algunos expertos proponen la creación de una comisión de expertos en la que participen personas de distintos ámbitos, como la política, el derecho o las ciencias sociales, para que evalúen a los candidatos y seleccionen al mejor preparado para ejercer el cargo. Otra opción es que la sucesión sea elegida directamente por los ciudadanos de forma democrática. No obstante, esta propuesta tiene algunos problemas. En primer lugar, puede generar una dinámica partidista en la que se vote en función de mayorías y minorías ideológicas y no de la capacidad y preparación de los candidatos. Además, el hecho de que la elección se produzca de forma directa puede poner en peligro la continuidad y la estabilidad de la monarquía.

Responsabilidades y limitaciones del monarca

Los defensores de la monarquía argumentan que el papel del monarca es simbólico y que éste debe mantenerse por encima de la política y de los partidos. Sin embargo, detractores de la monarquía consideran que el hecho de que el monarca no sea elegido por el pueblo le permite actuar con una cierta impunidad y sin tener que responder ante los ciudadanos. Por esta razón, algunos expertos proponen la inclusión de mecanismos de control democrático sobre el monarca. Esto incluiría, por ejemplo, que el monarca deba responder ante comisiones parlamentarias y que rinda cuentas regularmente. También se ha propuesto la creación de una figura de regente, que actúe como contrapeso al monarca y que tenga autoridad para investigar y denunciar posibles actos de corrupción o de ilegalidad en los que estuviera implicado.

Conclusiones

En definitiva, la cuestión de la pertinencia de la monarquía en España es un debate que está lejos de resolverse. A pesar de que las polémicas que han surgido en torno a la Corona han sacudido a la sociedad española, ésta sigue siendo una institución muy arraigada y valorada por muchos ciudadanos. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que cualquier iniciativa que se proponga para refundar la monarquía debe ser abordada con prudencia y con un amplio consenso social y político. La reforma de la institución no puede ser vista como una decisión unilateral del gobierno o de una minoría, sino como un proceso en el que participen todos los actores relevantes de la sociedad española. Solo de esta forma podremos garantizar la continuidad y la estabilidad de la monarquía en España.